11 may. 2012

TIERRA AZUL OPEN MADRID , ABIERTO EL DEBATE


El otro dia estuve en el Open de Madrid. No es la primera vez que asisto al torneo, y no creo que sea la última. La verdad es que me parece espectacular el montaje del torneo. El escenario es majestuoso, con unas instalaciones magnificas dignas de un Gran Slam, una pista Central (Pista Manolo Santana) que solo entrar ya ves la grandeza del torneo, y otreas dos pistas principales la nº 2, Pista Arantxa Sanchez Vicario y la nº3 de momento sin nombre definido, o al menos yo no lo conozco. A partir de ahí, como en Roland Garros si habeis estado sabreis a que me refiero: un sin fín de pistas en las que puedes ver partidos y en las que puedes ver cómo entrenan los mejores jugadores del mundo, rodeadas de espacios donde el ambiente que se respira es puramente de tenis, con todo tipo de stands, establecimientos de comida, restaurante, etc.

La superficie en que se juega: tierra batida azul. ¿Azul? ¿Cómo puede ser que una pista de tierra sea azul? (dirían las antiguas leyendas del tenis) Pues sí, azul. Esto ha generado un amplio debate entre los aficionados y especialmente entre los jugadores, los que realmente la pisan y juegan sobre ella.
De todos es sabido que no gusta a los jugadores. Al público le hace gracia:
- ¡Anda! una  pista azul de tierra.
 Resulta curioso y los resultados a nivel de marqueting no los voy a descubrir. Seguramente será otra idea del Sr Ion Tiriac para captar la atención de la gente y de los inversores.
Ahora bien, ¿que piensan los jugadores?  Dando una vuelta por las pistas de entrenamiento he podido  apreciar que no tiene demasiada aceptación. Viendo partidos todos miran la pista cuando resbalan, cuando no llegan, etc. Se nota en la cara que no están a gusto. Es diferente, se encuentran incómodos, la pelota resbala más de lo normal, lo que acelera la velocidad del bote. Lo que menos gusta es la estabilidad de los pies. No se agarran a la pista, y esto se nota en los contrapiés, desplazamientos, etc. La explicación que me dieron es que, aunque estén vendiendo que es la misma tierra pero de otro color, la realidad es que es distinta. El proceso químico que sufre al tintarla altera las propiedades y esto hace que el agarre no sea el mismo. Para que entendáis, es como si jugáramos a tenis en una pista de hielo (ejemplo exagerado), donde estas más pendiente de mantenerte en pie que de meter la bola dentro.

Los jugadores no se quejan sólo de eso. A fin de cuentas, como me decía un técnico de un gran jugador, si quieres lo juegas y si no quieres no. Lo que más les ha molestado es que incluyan un torneo con una superficie diferente en medio de la temporada de tierra “normal”, entre Barcelona y Roma y 2 semanas antes del torneo de Roland Garros. Que quieran poner una tierra diferente lo ven hasta cierto punto normal. Pero que lo pongan fuera de temporada de tierra batida, y que quien no quiera venir que no venga. Es como poner un torneo de hierba antes del Open de Estados Unidos.

Particularmente, no me dio muy buena sensación. Simplemente es eso, sensación. No tuve la oportunidad de probarla, ni tan solo de pisarla, pero la sensación no me gustó. En fin, el debate está ahí.


2 comentarios:

  1. Del tenis, por desgracia, soy mero espectador. El azul me gusta, claro que es mi color favorito. Para gustos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sergio por tu comentario. Aqui está el gran debate. Pero como apuntabamos en el post, sobretodo la queja es que se considere esta tierra dentro de la temporada de tierra batida: las propiedades son bien diferentes. Eso es al menos lo que nos trasmitian los entrenadores. Esperamos volver a tener tu aportación en nuestro/vuestro blog. Saludos.

    ResponderEliminar