25 ene. 2013

MOTIVAR.. TAREA DE TODOS.

La primera pregunta que debemos hacerle a nuestro alumno/a cuando pisa la pista, tenga la edad que tenga, es porqué quiere jugar al tenis. Dependiendo de la edad, la respuesta es más o menos esta:
  
  • los más pequeños (de 4 a 6 o incluso 7) encogen sus hombros, sonrien, les invade la vergüenza y suben el labio inferior. Algunos más lanzados se atreven a decir que les gusta....
  • los medianos(de 7-8 hasta 10) porque se divierten y quieren ganar partidos.
  • Los mayores (de 10-14) todos quieren ser Rafa Nadal... 
 Estos argumentos naturalmente no son los únicos, pero si bastante estandars. Existen otros, que los niños no mencionan pero que todos los entrenadores/as conocemos que es el deseo de los padres de que su hijo,hija juegue al tenis. Éste puede venir por diversos motivos:

LOS POSITIVOS.
Que el deporte forme parte de la formación de su hijo/a. Los valores generales del deporte unidos a los individuales que te proporciona una actividad como el tenis (superación, respeto, lucha individual, lucha por parejas, diferentes estados emocionales en un mismo partido....) son una gran fuente de educación para nuestros hijos/as. Aqui estamos totalmente de acuerdo y aplaudimos a los progenitores que consideran el deporte una parte importante para construir una personalidad sólida y equilibrada en un niño/a. Y no estamos hablando solo de los beneficios físicos.
LOS NEGATIVOS.
Que sus hijos/as consigan lo que ellos/as no lograron. Que las ansias de ganar las materialicen sus hijos. Que competir y ser el mejor sea el único objetivo. ¡Que aprenda rápido y que se note!
Parece que esto solo sea parte de un argumento televisivo, pero los que nos dedicamos a esto, sabemos que es cierto. Tal vez no nos lo digan tan abiertamente, pero se nota en el dia a dia de los entrenos, sobretodo en los niños que compiten. No vamos a dar detalles, todos lo conocemos bien y eso es tema para otra entrada...

 La motivación individual nos estimula y nos permite disfrutar de las actividades que realizamos. En este sentido es obligada asignatura para el entrenador/a saber como trabajarla para obtener mayores beneficios y no caer en la desmotivación.

El tenis como sabemos es un deporte en el cual el estado ánimo influye de manera decisiva en el rendimiento del jugador/a. Un jugador motivado alcanza mayor confianza en si mismo y le permite así tomar mayores riesgos en los partidos, sintiéndose seguro/a que logrará el éxito. En competición una victoria no viene exclusivamente dada por el aspecto técnico y táctico.
Pero...¿y si no compite? ¿Y si sólo entrena? la motivación... ¿debe ser también trabajada? DEFINITIVAMENTE SI. Es importante trabajar la motivación desde edades tempranas y es fundamental la relación y el rol que desempeñan los entrenadores  y los padres . Es importante que el jugador/a esté estimulado/a por sus padres/madres para practicar deporte, que lo motive para que se divierta aprendiendo, en este caso jugando a tenis. Pero también es importante que la motivación no se convierta en “presión” de los padres a sus hijos para que logren metas exigentes o cumplan las expectativas de ellos mismos o del entorno familiar o escolar. 

El primer paso para la  desmotivación es el exceso de presión.

Respecto a los entrenadores, es tarea obligatoria trabajar la motivación de sus alumnos. 
Necesitamos conocer a nuestros alumnos/as. Todos no son iguales, todos no tienen el mismo baremo para medir la fustración, todos no tienen los mismos motivos para jugar. No se trata de hacer clases individualizadas, pero sí de no ponerse a trabajar técnica desde el primer minuto que entra el niño/a por primera vez en la pista.
Se debe trabajar inicialmente esta comunicación para afianzar la relación entrenador-alumno, llegando con mensajes claros y directos. Esto es fácil con EVOLUTION. De esta manera se genera el campo propicio para trabajar la motivación
Tener una planificación, una rutina, un objetivo. Estos objetivos deben ser muy bien asimilados por todo el cuerpo técnico y en algunos casos pueden ser compartidos con los padres y alumnos. Los objetivos deben ser claros, medibles y factibles de lograr en el corto plazo. 
Debemos motivarlos para que los consigan, y tenemos todas una serie de herramientas, como el tennis line, el master tennis, hang ball... que nos van a ayudar a que no se sienta perdido en la pista. Cada vez que va superando desafios, debe tener nuevos preparados. No podemos dejarle que desmotive. 
  • Enseñanza inductiva, buscando el autoaprendizaje a través de la comprensión y la realización de ejercicios específicos para trabajar la técnica de una manera fácil y clara de entender. Todos "cogen el mensaje" de qué hay que hacer. Nadie se siente perdido en nuestras clases.
  • Enseñanza a través de conceptos simples y fáciles de asimilar.
  •  la autoestima serán imprescindibles para establecer los aprendizajes y esta viene dada en un alto porcentaje por ejecutar bien los golpes después de entenderlos. Con EVOLUTION hemos desmostrado ya que es un objetivo primordial.
  • Fomento de una identidad propia dentro del grupo. Escuchar a nuestro alumno, aprendernos su nombre, alguna cosa que le haga gracia... que se sienta reconocido dentro del grupo.
  • Sensibilidad por la educación en valores, mediante actividades orientadas a la adopción de actitudes positivas sobre la convivencia y el comportamiento. No todo vale.
Creemos en lo que hacemos. Creemos que el deporte forma parte de la educación en valores de un niño/a. Pero no todo vale. Debemos ayudar a que este proceso sea fácil, divertido y motivador. Eso sí, con un orden y unos objetivos. Motivar. Al alumno/a y al entrenador/a. Es uno de nuestros objetivos.

¿TE APUNTAS?

No hay comentarios:

Publicar un comentario